El gran error de las protectoras

15 comments

Antes de nada, y para quien haya seguido hasta ahora mi trayectoria no le resultará extraño esto que digo:

creo y apoyo profundamente la gran labor social que hacen las protectoras y albergues, así como los refugios de animales.

Dicho esto, hay algo que una y otra vez me encuentro como ejemplo de lo que jamás deberían hacer, por muy mal que estuviera la situación (que lo está).

El problema

Las protectoras (y englobo aquí al resto de organizaciones de este tipo) tienen una situación muchas veces desesperada, luchando contra viento y marea para poder recaudar fondos, para llevar una gestión lo más fructífera posible, controlando a voluntarios que vienen y van y contando con apoyos de la administración que en muchos casos no llegan, a pesar de ya prometidos y firmados.

Dificultades

Aunque hay ciertas excepciones, principalmente de perros de caza como podencos o galgos, no es común encontrar muchos perros de raza en las protectoras, y la gran mayoría son mestizos. Esto dificulta también a las protectoras orientar con fiabilidad sobre las características futuras de un cachorro.

También hay que tener en cuenta que todos los perros tienen un pasado que en la gran mayoría de los casos no se sabe cuál es, o no con certeza, lo que hace que cada animal sea único independientemente de la raza o la mezcla que tenga.

El error

Con una altísima frecuencia, las protectoras cotejan los datos que la familia adoptante indica, comprobando la ubicación, el número de miembros de la familia y sus edades, los metros cuadrados de la casa, etc., pero se olvidan de afinar en el carácter del perro con la forma de vida de la familia.

Creo que es un gran error “dispensar” perros sin tener el suficiente conocimiento de las necesidades que pueda tener el animal y la familia.

He visto barbaridades a la hora de recibir perros en adopción:

  • Grandes diferencias en el tamaño final del perro
  • Actividad del can totalmente opuesta a la de la familia, ya sea por exceso o por defecto
  • Dar en adopción animales cuyas características requieren un mayor entendimiento y manejo de los perros que otros a una familia poco experimentada.

El más bueno de la protectora

También es común pintar a todos los perros de “cariñosísimo“, “el más bueno de la protectora“, “ideal para cualquier tipo de familia” y cosas similares, cuando en muchos casos es bien conocido por las personas que frecuentamos las protectoras que alguno de esos perros ha matado a otros animales de compañía en el pasado, ha mordido a alguna persona o lo hace con cierta frecuencia o tiene grandes problemas para contener su actividad delante de los niños.


Una oportunidad

Todos ellos son perros que se merecen una oportunidad, que merecen ser felices y tener una familia que los adore, les enseñe y tenga paciencia con ellos, pero creo poco ético “endosar” un perro que se convertirá en un problema para una familia, e incluso llegará a ser un peligro para otros animales o para otras personas.

La necesidad de sacar perros en adopción que puedan paliar en cierta forma los gastos que éste ha ocasionado y dejar sitio para otro perro que si no ha llegado ya, estará llegando, lleva a las protectoras a cometer grandes errores como esos.

Quizá es desconocimiento, lo cual se puede atajar con un mínimo de formación o con la ayuda de entrenadores profesionales que también colaboramos como voluntarios en estos lugares.

Quizá es simplemente desesperación, que se ataja recordando que es probable que se esté causando un problema más o menos grave a la familia que, con todo su amor y su necesidad de salvar una vida, acepta llevarse a un perro que no debería.

perros adoptados

Sin embargo pasar por alto comportamientos ya contrastados y aún así ver la posibilidad de dejar una plaza libre en vez de redirigir al adoptante hacia el que puede ser “su perro ideal”, no es de recibo.

Hay miles y miles de perros esperando una oportunidad, y dar en adopción a un perro que no es apropiado para una familia en concreto, le quita la posibilidad a otro que sí lo es de tener una vida más plena y feliz.

El asesoramiento

Muchos adoptantes van fijándose en el color o la apariencia del perro, y es aquí donde un responsable de adopciones de la protectora debería explicarles y guiarles hacia el animal correcto.

La gran labor de estas protectoras podría perfilarse mucho más si se tomara esto más en cuenta.

Y no sólo a nivel de las protectoras, sino que aquellos que nos consideramos profesionales del sector y amantes de los animales, deberíamos poner nuestro granito de arena para el asesoramiento a las protectoras y para ofrecer talleres y charlas gratuitas a los adoptantes para guiarles antes, durante y después el proceso de adopción.

Ójala avancemos en este tema y consigamos realmente dar el hogar apropiado a los perros que lo necesitan, y el perro que necesitan las familias que adoptan.



Miriam SainzEl gran error de las protectoras

Artículos relacionados

15 comments

Join the conversation
  • eva - 5 de Enero de 2015 reply

    Me parece muy buena reflexión. Tanto con perros como con otros animales de compañía es muy importante dar con el compañero ideal. Cada uno tiene su carácter y su nivel de actividad, y siempre hay que anteponer este factor a lo bonito o no que te parezca.
    Las protectoras y asociaciones tenemos que ayudar a los animales, pero también sabiendo que ese animal y su nueva familia pueden congeniar, porque si no además la mayoría de veces acaba todo en abandono o devolución y encima con mal trago para todos y, en especial, para el pobre bicho.
    como bien comentas uno se puede formar y aprender. A veces se comenten fallos por muy precavido que se sea al seleccionar al nuevo compañero, pero con conocimientos y ganas de asesorar al adoptante se consiguen cosas maravillosas!! Un saludo

  • Vampida - 11 de Enero de 2015 reply

    Totalmente de acuerdo. De hecho hace poco a un familiar le ocurrió esto mismo de lo que tratas en el post, fue a un albergue buscando su perro ideal, una familia con niños pequeños, ellos se fijaron en un perro por el físico y nadie les explicó su comportamiento, ¿conclusión? A los 3 días lo tuvieron que devolver porque no paraba de gruñir y amenazar al niño de la familia, de hecho mis familiares me llamaron pidiendo ayuda (tengo conocimientos y experiencia con perros) porque no sabían si el perro era así o era por el proceso de adaptación y a las dos horas de estar tanteandole yo misma me llevé un mordisco.
    Lo más gracioso es que la protectora cuando se lo contamos se molestó y nos faltó al respeto comentando que “ya sabían ellos que lo íbamos a devolver porque no nos veían muy seguros” y comentarios por el estilo a cada cual más surrealista. Por supuesto ni una disculpa.
    En definitiva… estoy totalmente de acuerdo contigo, y creo que es necesario que la gente que esté buscando un animal sepa de estas “artes”.

  • Miriam - 11 de Enero de 2015 reply

    Creo que generalizar sobre la forma de gestionar las protectoras no es lo mas adecuado, estoy de acuerdo en que muchas solo se preocupan de endosar animales, pero otras muchas hacen mas que eso. yo como voluntaria de una de ellas puedo decir que en este caso estas totalmente equivocada, ya que en esta en particular se busca un adoptante ideal para ese animal y viceversa, y sino no se da. precisamente me encuentro con mucha gente se queja de lo exigentes que somos en algunas protectoras. además muchas veces esos perros que según comentas muchas veces han “atacado” a personas, tienen una segunda oportunidad porque se les hace terapia y sobre todo se entrega a su adoptante ideal, aunque tarde en aparecer. me parece muy injusto que por ser adiestradora canina creas que ya puedes juzgar las asociaciones sin conocerlas desde dentro. creo q las reflexiones deberían de hacerse intentando hacer adopciones en distintas protectoras y ver que es lo que realmente ocurre, y no guiarse por un simple opinión sin apenas fundamento.

    Miriam Sainz Sánchez - 12 de Enero de 2015 reply

    Hola Miriam.
    Agradezco tu comentario como el resto de ellos, tanto en Facebook como en esta web de Siente a tu perro.
    Te diré que no tengo experiencia en una protectora, si no en 3, trabajando para poder rehabilitar perretes y también como adoptante de una maravillosa perra, de las dos que tengo. Conozco de cerca el funcionamiento de la dirección y de los voluntarios, de las formas, de los conocimientos que tienen unos y otros… y ciertamente dos o tres protectoras no son un porcentaje abultado, pero como profesional tengo que tratar cantidad de perros que “no son lo que buscaban” mis clientes, por tamaño, energía o porque no sean aptos para estar con niños o con otros animales.
    Segura estoy de que hay protectoras que se toman esto muy en serio, pues afortunadamente tengo contacto con varias de ellas y sé que su esfuerzo es máximo, y que algunas también se apoyan en educadores caninos EN POSITIVO (que las hay que no, irónicamente).
    Todos los perros merecen una oportunidad, como bien apunto en mi texto, pero hay que saber que no todos los perros valen para todas las familias, ni todas las familias para todos los perros. Creo que idealmente habría que hacer autocrítica desde las protectoras y, si las cosas se están haciendo correctamente, no solo continuar por ese camino, sino mostrarlo a quienes por desgracia aún continúan lejos de hacer lo correcto.

  • Jose - 12 de Enero de 2015 reply

    No se en que ciudad estan uds, pero sus realidades son muy diferentes a la mia. Yo soy de Lujan, Bs As, y la situación aca es desesperante.. Hay cientos de perros en las calles y cuando se juntan muchos la municipalidad los mata o los envenenan. No tenemos tiempo ni recursos para elegir familias “ideales”.. Se hace lo poco que se puede.. 🙁

    Miriam Sainz Sánchez - 12 de Enero de 2015 reply

    Hola Jose.
    Mi ciudad está cercana a Madrid, España, y entiendo perfectamente lo que dices. Sin embargo, se trata de salvar la vida del perro de la mejor manera posible, no de darle una salida por la cual terminará siendo abandonado de nuevo o teniendo una vida infeliz o haciéndola infeliz a su familia. Tanto la vida del perro como la de la familia es importante aquí.
    Por supuesto, cuando no hay más remedio o cuando la necesidad hace que haya que salvar la vida del perro como sea, la realidad cambia. No obstante, creo que debemos tenerlo muy en cuenta como el objetivo a alcanzar, pues si no al final tendremos a perros pasando de mano en mano y gente desencantada con las adopciones, que terminará eligiendo otra vía para compartir su vida con un perro que consideren mejor, lo sea o no. A nadie ayuda esa situación.

  • mf - 13 de Enero de 2015 reply

    buenos días:

    ayudé a mi ex pareja a adoptar un mastín de dos años y yo tengo un gato adoptado. En el caso del mastín, siempre me preocupó el carácter del animal, era una perra con un pasado trágico que tenía sus problemas…yo le insistía en llevarla a un educador porque un animal de ese peso y carácter podía traer problemas pero el decía poder llegar a dominarla…lo cual o era cierto. Ya no se de ella ya que vive fuera de España pero esta experiencia me llevó a meditar sobre todo este proceso y creo que las asociaciones deberían tener educadores caninos afiliados y, igual que es obligatoria la esterilización debería de serlo un mini curso de adiestramiento canino para evitar problemas.

    Miriam Sainz Sánchez - 13 de Enero de 2015 reply

    Hola mf.

    No puedo estar más de acuerdo contigo. Gracias por tu comentario.

  • eva - 14 de Enero de 2015 reply

    En cuanto a tu artículo, estoy mas o menos de acuerdo. Lo que no me ha gustado y creo que sobra es la ultima foto del pastor negro como mordiendole a un hombre. Ya tienen bastantes prejuicios contra ellos y de sobra es sabido que los perros grandes y negros duran mucho en la protectora. Yo adopte uno idéntico al de la foto y es un sol. Por favor, cuidado con eso.

    Miriam Sainz Sánchez - 14 de Enero de 2015 reply

    Tienes razón Eva. Busqué fotos y solo encontré perros potencialmente peligrosos (ppp) con cara de asesinos… y tampoco me pareció justo, por eso escogí la foto que más o menos era más neutra, y no me fijé en el color del perro.
    Si dispones de alguna foto libre de derechos estaré encantada de cambiarla, aunque siempre habrá alguien que por raza, color, tamaño o actitud podrá sentirse igualmente molesto con las fotos…

  • Eduardo Sánchez Juncal - 22 de Enero de 2015 reply

    Totalmente de acuerdo contigo Miriam, yo soy Mexicano y mi oficio es tambien de Entrenador Canino en obediencia y me sucede exactamente igual, yo pienso que hay muy buen corazón pero sin razón y creo q a la mayoria de los protectores les falta mucho conocimiento del universo canino ya que la labor que realizan es muy importante y por lo mismo requiere ser avalada o certificada, no nada mas buen corazón,’un perro rescatado necesita ser rehabilitado ademas de fisica conductualmente y eso lo hace un profesional (Etologo) que avale si se puede rehabilitar de que manera a que tipo de persona o familia se debera dar y bajo que circunstancias,con o sin niños, etc. y desgraciadamente en mi país eso no ocurre.
    Si el perro esta cambiando constantemente de dueños su conducta de igual forma y dependiendo de como haya sido tratado,’entonces la situación se complica cada vez mas y los que pagan los platos rotos son los mismos perros a los que quieren ayudar y terminan perjudicandolos más.
    Esa es mi opinion, saludos.

  • Susana - 31 de Marzo de 2016 reply

    Nos ha ocurrido justamente lo que explicas y hoy hemos ido a devolverla, con todo el dolor del mundo, porque el animal no tiene ninguna culpa. Tras la dura y larga enfermedad de nuestra perra anterior, nos decidimos a adoptar a una de una protectora que llenase el vacio que nos dejó. Quizás nos precipitamos en adoptar con una muerte tan reciente, pero añorabamos una peludita en casa.
    El domingo fuimos a recogerla, segun la web un encanto que se llevaba bien con todos los perros y con la gente. Llamamos con bastantes dias de antelación, para que nos diesen datos sobre ella, enviamos mail solicitando información adicional que no nos dieron, incluso la visitamos una tarde para conocerla, y en ningun momento, ni en el de la adopción en la protectora nos advirtieron que era peligrosa.
    Ibamos con la idea de adoptarla, porque nos gustó lo que la protectora anunciaba en su web sobre ella, y solicitamos información adicional que omitieron.
    En casa es un angel, no ensucia, no ladra, no destroza, un amor. Pero el primer paseo ya fue de locos, se tiraba a los coches, motos y ciclistas, mi hija pequeña y a la etologa que nos asesoró en cuanto detectamos el problema, a los tres dias se llevaron un mordisco de rebote. Enloquece cuando ve a cualquier otro perro, incluso uno que se le acercó suelto con curiosidad la primera tarde, se llevó un mordisco sin previo aviso el pobre, cuando aún no sabíamos que hacia.
    Estoy muy decepcionada con la protectora, porque en el único momento en que hicieron alusión a su caracter “dominante” sobre los demás perros, fue cuando llamé para informar de lo loquisima que se volvia al sacarla a paseo con los otros perros y con todo tipo de vehiculos. Entonces si me dijeron: “ah, si… es un poco dominante con los otros perros”.
    Francamente, nos hemos quedado desolados, hemos tenido dos pérdidas en menos de 1 mes. Y encima con esta última un sentimiento de culpa increible por tener que devolverla, pero es que nos daba pánico lo que pudiese hacer. Y la etóloga nos dijo que era un “vicio” adquirido muy dificil de solucionar, y no puedo arriesgarme a que vuelva a morder a mi hija ni a nadie mas.

  • Sheyla - 6 de Abril de 2017 reply

    Creo que bastante tienen ya las protectoras como para que se les exija mas. Vamos a ampliar un poco el campo y pensemos que el problema lo deberían atajar desde arriba!!! No olvidemos que el personal la mayoría de veces es voluntario. son centros no gubernamentales!!! Se les puede pedir mas? Es tal la cantidad de abandono y maltrato que no dan a basto y crees encima que hay tiempo para hacer charlas y cursos? De verdad creo que vivimos en realidades paralelas. Animales que han atacado previamente… se ha mirado en que situación se ha atacado? Si por que fue continuamente maltratado o generó una conducta agresiva por estar continuamente atado? Disculpa por mis palabras por qué de verdad hay en cosas que estoy de acuerdo contigo pero hay otras que me duelen. También valoro tu predisposición para ayudar!!

    Miriam Sainz - 6 de Abril de 2017 reply

    Hola Sheyla, gracias por tu comentario.
    Estoy de acuerdo contigo en que el problema debe atajarse desde arriba (y desde abajo, con educación y concienciación para no abandonar).
    Yo trabajo como voluntaria y soy consciente de las dificultades que hay, pero ser voluntario no significa hacer las cosas bien.
    Es por ello que pongo todo mi empeño junto con el personal de la protectora CICAM y otros voluntarios con conocimientos y experiencia en la educación, para que las cosas se hagan de forma diferente.
    Entiendo tu dolor, son temas complicados, pero estamos en pro del bienestar animal, y quien ayuda tiene que saber que no todo vale. He visto tremendas barbaridades, y este artículo no es más que una llamada de atención para intentar hacer las cosas un poquito mejor.
    Estoy segura que, releyendo mi artículo encontrarás más la voluntad de mejorar que de criticar.
    Y si aún así tienes dudas, te invito a que te acerques a las charlas gratuitas que ofrezco para voluntarios de todas las protectoras que quieran acercarse para aportar ideas y despejar dudas 🙂

  • Sheyla - 6 de Abril de 2017 reply

    Respecto al tema de las razas te invito a que miras mi facebook sheyla solosheyla. Veras todos los animales que difundo y creo que entre mestizos y de raza estan muy equiparados. Quien abandona no tiene excrupulos y si un perro por el que ha pagado 500 se ha roto una pata y la operación le va a costar 800 le va a importar tres pitos abandonarlo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *